sábado, 5 de octubre de 2013

LUCHEMOS CONTRA LOS MALOS PENSAMIENTOS


Dios sabía desde el principio de la creación que Adán iba a cometer el pecado y por eso le advirtió desde antes de hacerlo; sin embargo no pudo contra los malos pensamientos que llegaron a su cabeza cuando fue seducido por Satanás.
Gén.3.3. pero del fruto del árbol que está en medio del huerto dijo Dios: No comeréis de él, ni le tocaréis, para que no muráis.
Gén.3.4. Entonces la serpiente dijo a la mujer: No moriréis;
Gén.3.5. sino que sabe Dios que el día que comáis de él, serán abiertos vuestros ojos, y seréis como Dios, sabiendo el bien y el mal.

Nosotros también hemos estado envueltos en malos pensamientos desde pequeños. La malicia de no querer prestar nuestros juguetes porque nos los van a dañar es un mal pensamiento y un pecado porque no compartimos las cosas y por lo tanto no amamos al prójimo.

Testimonio: En mi trabajo me atacan mucho los malos pensamientos, esta fue una de las razones por las que Dios me iluminó para tocar este tema. Muchas veces estoy trabajando y me llegan pensamientos de derrota como: Si me sale mal ¿Qué hago?, Y mañana ¿tendré trabajo también?, y si me toca comprar remedios ¿me alcanzará con lo que tengo?. No quería darme cuenta de que si pienso de esta manera estoy desconfiando del poder infinito de Dios.

Cuando hacemos uso de los malos pensamientos tenemos miedo de que alguien nos descubra. En el ejemplo de cuando éramos niños, tenemos miedo de que nos regañen por no prestar nuestros juguetes.
Gén.3.10. Y él respondió: Oí tu voz en el huerto, y tuve miedo, porque estaba desnudo; y me escondí.


Estudiemos bien como vamos a luchar contra los malos pensamientos.

La forma de comunicarnos con Dios es a través de la oración de día y de noche
Jos.1.8. Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien.


Heb.4.12. Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón.


En esto es lo que debemos pensar…

Fil.4.8. Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad.




Recordemos siempre que si pensamos mal estamos desagradando a Dios como lo hizo Adán con el fruto.

*** Gracias a Dios por darme la oportunidad de llevar este mensaje a ustedes y que Dios los bendiga. ***
Publicar un comentario