BIENVENIDOS A MI BLOG

..... El contenido que les presento son el aporte de mis experiencias e investigaciones de las cosas que me gustan y que estoy seguro de poder llamar su atención con algunos de los temas que presento.
..... Solamente el poner en practica, este conocimiento, te permitirá experimentar un gran cambio en tu vida.
Les agradezco mucho que recomienden mi blog después de ver los resultados.

lunes, 16 de mayo de 2011

PARÁBOLA DEL HIJO PRODIGO (Lucas 15: 11-24)






También dijo: Un hombre tenía dos hijos; y el menor de ellos dijo a su padre: Padre, dame la parte de los bienes que me corresponde; y les repartió los bienes. No muchos días después, juntándolo todo el hijo menor, se fue lejos a una provincia apartada; y allí desperdició sus bienes viviendo perdidamente. Y cuando todo lo hubo malgastado, vino una gran hambre en aquella provincia, y comenzó a faltarle. Y fue y se arrimó a uno de los ciudadanos de aquella tierra, el cual le envió a su hacienda para que apacentase cerdos. Y deseaba llenar su vientre de las algarrobas que comían los cerdos, pero nadie le daba. Y volviendo en sí, dijo: ¡Cuántos jornaleros en casa de mi padre tienen abundancia de pan, y yo aquí perezco de hambre! Me levantaré e iré a mi padre, y le diré: Padre, he pecado contra el cielo y contra ti. Ya no soy digno de ser llamado tu hijo; hazme como a uno de tus jornaleros. Y levantándose, vino a su padre. Y cuando aún estaba lejos, lo vio su padre, y fue movido a misericordia, y corrió, y se echó sobre su cuello, y le besó. Y el hijo le dijo: Padre, he pecado contra el cielo y contra ti, y ya no soy digno de ser llamado tu hijo. Pero el padre dijo a sus siervos: Sacad el mejor vestido, y vestidle; y poned un anillo en su mano, y calzado en sus pies. Y traed el becerro gordo y matadlo, y comamos y hagamos fiesta; porque este mi hijo muerto era, y ha revivido; se había perdido, y es hallado. Y comenzaron a regocijarse.

NOTA IMPORTANTE: Jesús dejó esta gran enseñanza para que supiéramos cómo Dios nos ve y espera que volvamos a El sin ninguna reprensión. El hijo pródigo nos representa a nosotros y el padre representa a Dios. Lean bien esta historia y mediten en la misericordia de Dios para con sus hijos que somos nosotros.



Si te ha gustado este mensaje, recuerda recomendarlo a otra persona para multiplicar la bendición.


Los Bendigo con el amor de Dios.
Publicar un comentario