jueves, 17 de octubre de 2013

El miedo que nos separa de Dios






Hola a todos mis seguidores y nuevos visitantes. Les bendigo y les deseo lo mejor de cada día. Les traigo una enseñanza para reflexionar y poder atacar ese daño pronto.

Anteriormente el miedo era más útil para unirnos a Dios y a no querer hacer lo malo para que no seamos juzgados, golpeados, humillados y/o rechazados.
Actualmente los medios de comunicación te muestran a lo malo como bueno, y en vez de buscar a Dios, buscas unirte a la diversión de lo malo.
Ejemplos: En las películas de vampiros, ahora hay vampiros buenos para que podamos identificarnos con ese personaje y verlo como nuestro héroe, igualmente todas aquellas películas de monstruos como Shrek, MonsterINC, Alien, etrc, que hacen ver a los monstruos como buenos sin darse cuenta que son demonios influenciado a los niños para que hagan lo malo y se pongan más rebeldes.
También tenemos el caso de las prisiones, que antes había temor de robar o cometer algún delito para no ir preso, ahora hay la motivación por ir a la cárcel y aprender mejor a ser malo para obtener respeto.
 La biblia nos enseña:

“El que habita al abrigo del Altísimo Morará bajo la sombra del Omnipotente.  Diré yo a Jehová: Esperanza mía, y castillo mío; Mi Dios, en quien confiaré.  El te librará del lazo del cazador, De la peste destructora.  Con sus plumas te cubrirá, Y debajo de sus alas estarás seguro; Escudo y adarga es su verdad.  No temerás el terror nocturno, Ni saeta que vuele de día,  Ni pestilencia que ande en oscuridad, Ni mortandad que en medio del día destruya.
Caerán a tu lado mil, Y diez mil a tu diestra; Mas a ti no llegará.  Ciertamente con tus ojos mirarás Y verás la recompensa de los impíos.  Porque has puesto a Jehová, que es mi  esperanza, Al Altísimo por tu habitación,  No te sobrevendrá mal, Ni plaga tocará tu morada.
Pues a sus ángeles mandará acerca de ti, Que te guarden en todos tus caminos.  En las manos te llevarán, Para que tu pie no tropiece en piedra.  Sobre el león y el áspid pisarás; Hollarás al cachorro del león y al dragón.  Por cuanto en mí ha puesto su amor, yo también lo libraré; Le pondré en alto, por cuanto ha conocido mi nombre.  Me invocará, y yo le responderé; Con él estaré yo en la angustia; Lo libraré y le glorificaré.  Lo saciaré de larga vida, Y le mostraré mi salvación.” Salmo 91.


Espero que este conocimiento le sea útil para unirse más a Dios y podamos producir cambios extraordinarios en este mundo que Dios nos ha dado para agradarlo solo a Él. Y recuerda recomendar este sitio para que se multiplique la bendición.
Publicar un comentario